El proceso del duelo

Cuando hablamos de duelo nos estamos refiriendo a una reacción natural ante la pérdida de una persona, objeto o evento significativo; aunque también, alude a una reacción emocional y de comportamiento en apariencia de sufrimiento y aflicción cuando un vínculo afectivo se rompe. Por lo que el duelo no se da simplemente ante la pérdida de un ser querido sino, en toda situación o vivencia en la cual la persona siente una pérdida. Hay que tener presente que el duelo es un proceso por el que hay que pasar siempre, aunque sea doloroso es necesario, ya que es una respuesta adaptativa que nos ayudará a prepararnos a la nueva situación tras la pérdida.

Psicología Montesol

Podríamos decir que el duelo es como una herida, por lo que necesita su tiempo para ser cicatrizada y para ello hay unas fases por las que se tiene que pasar. Estas fases ayudarán a la persona a reajustar sus emociones, reestructurar los pensamientos y adecuar las conductas que se han visto desestabilizadas y volver a colocar las nuevas situaciones vitales. No existe un tiempo determinado para estas fases, lo que sí es imprescindible para superar un duelo es haberlas pasado.

Etapas del duelo

El proceso de duelo se desarrolla siempre por las mismas etapas que conllevan una serie de síntomas y emociones. Fue en 1969, cuando la psiquiatra suizo-estadounidense Elisabeth Kübler-Ross presentó este modelo general:

  • Negación, ayuda a amortiguar el dolor ante la pérdida, aunque tarde o temprano la realidad golpea y aparece ese dolor.
  • Ira, comienzan los sentimientos de rabia y resentimiento donde también se buscan culpables; lo que puede provocar que esa rabia se proyecte ante una persona cercana.
  • Negociación, las personas fantasean con la idea de que se puede revertir o cambiar el hecho de la muerte.
  • Depresión, aparecen los sentimientos de tristeza profunda y la sensación de vacío. En esta etapa algunas personas pueden sentir que no tienen atractivo para continuar viviendo en su día a día sin la pérdida acontecida y pueden llegar a aislarse.
  • Aceptación, las personas aprenden a convivir con su dolor emocional en un mundo en el que el ser querido ya no está. Tras el paso del tiempo recuperan su capacidad de experimentar alegría y placer.
Psicología Montesol

Apoyo emocional

Pero en esta nueva normalidad y, por culpa de la situación excepcional vivida en estos últimos meses, el proceso del duelo puede haber sufrido cambios. Ya que los actos que se realizaban ante una pérdida significativa (apoyo social, rituales como: velatorios, ceremonias religiosas…) y que ayudan a este proceso, debido al estado de alarma decretado y por las exigencias sanitarias incorporadas, se han visto relegados, dificultándole a muchas personas la elaboración de un duelo normalizado.

Es muy importante tener en cuenta que las personas que han tenido una pérdida suelen valorar mucho la presencia y la compañía de las personas que son importantes para ellas. El apoyo emocional recibido en los primeros momentos en ocasiones, es crucial y en estos momentos ese apoyo es muy difícil, por lo que es normal que la gente que haya sufrido una pérdida durante este período de tiempo se sienta con culpa por no haber podido despedirse y además, se sienta desesperanzada por no haber tenido a nadie cerca en esos momentos.

Duelo patológico

Por lo que, cuando un duelo no se resuelve de la manera adecuada hablamos de duelo patológico, complicado o no resuelto. Se produce cuando la persona siente que no puede seguir con su vida sin que la pérdida sea una interferencia significativa en su día a día. Para diferenciar un duelo normal de un duelo patológico se han establecido una serie de pautas como:

  • que la persona tras un año, sienta que ese dolor no termina nunca.
  • no vuelva a sentir las mismas emociones ni con la misma intensidad y sienta una gran carga emocional ante otro acontecimiento que reabra esa herida.  
  • la persona se sienta desbordada de dolor e intente evadirse mediante algunas conductas de evitación (consumo de alcohol o drogas, obsesión con el trabajo…), lo que puede provocar algún trastorno psicológico.
  • que se presenten problemas físicos sin que se de cuenta de que ese malestar pueda estar provocado por ese duelo no resuelto.
Psicología Montesol

En Psicología Montesol podemos acompañarle en esos duros momentos.

Teléfono: 605236289

Gara Palacios. Psicóloga y Coach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *